Hoy tenemos la posibilidad de mantener la conectividad de los ecosistemas en la cuenca amazónica creando el corredor ecocultural que une la Cordillera de los Andes, el Amazonas y el Océano Atlántico.